Quijote Digital

  • Diario Digital | lunes, 19 de agosto de 2019
  • Actualizado 08:38

Ridículo histórico del Barça

Ridículo histórico del Barça

Dicen que no hay dos sin tres, y debe ser verdad si nos atenemos al Barcelona que en otra noche trágica volvió a sufrir otra  gran debacle europea . Esta vez fue en Anfield ante el ejemplar Liverpool que le endosó nada  más y nada menos que un 4-0, que le deja fuera de la final de la Champions, que se disputará en el Metropolitano, Madrid.

Igual que pasó en Roma hace un año, en otra noche llena de horror, el Barcelona dejó escapar una renta de 3-0 para caer derrotado de forma humillante por un vibrante Liverpool,que le vapuleó de principio a fin, dándole toda una lección de fútbol,de fuerza, potencia,pundonor, y sobre todo coraje.

Si para el Barça es un ridículo histórico, para el Liverpool, tal vez haya sido su noche más hermosa. Su noche más grande. Algo que entrará en la historia de “Los reds, un equipo que da envidia verlo jugar por toda la pasión que pone en cada pasaje del juego.

El Liverpool, cuando juega en Anfield sale envuelto en una especia de liturgia que hipnotiza a cualquier rival. No hay ningún campo que tenga  la mística de este histórico campo. La excitación se hace presente desde el primer instante, desde ese momento que sus fieles seguidores entonan en un solo grito el “Nunca caminarás solo” (You”ll never walk alone). Ese cántico da alas a los jugadores mientras que el rival sale asustado e impresionado. El Liverpool sale en estampida como una manada de toros desbocados, intimidan de tal manera que el contrincante se siente en inferioridad y  asustado. 

El Barcelona sintió ese miedo escénico, que contagió a  sus defensas, como ocurrió con Jordi Alba, que falló en el 1-0 de Origi.

La goleada de Anfield de alguna forma hizo justicia a lo que ha sido toda la eliminatoria, porque no olvidemos que en el Camp Npu, el Liverpool fue también mejor que el Barça que tuvo en Messi a su salvador. En la Ciudad Condal,como ha ocurrido en el partido de vuelta, el equipo inglés fue  el dominador del juego y de la pelota. Así como de ese algo más que se llama alma, y de eso los “reds” andan sobrados.

El Barça tuvo ocasiones en el primer tiempo a las que respondió el buen guardameta Allison con firmeza, pero poco a poco se fue diluyendo ante el empuje del espectacular Liverpool, que pese a las bajas de sus dos figuras Salah y Firmino, supo poner verticalidad y ritmo  al juego insulso de un Barcelona que abusaba de una  horizontalidad absurda.

A falta de las dos figuras del Liverpool, los héroes fueron dos suplentes Wijnaldum y Origi, los autores de los cuatro goles para mayor  gloria de “los rojos”, que tuvieron en la otra estrella, Mané, el foco que les hizo brillar en su gran noche europea.

Si en Roma se habló de un exceso de confianza, en esta ocasión no se puede hablar de lo mismo porque ya estaban advertidos por el precedente. Esta vez, es algo aún peor, ha sido por impotencia y por el rendimiento de algunos futbolistas que no han estado a la altura, como Coutinho y alguno más. También Valverde sale dañado de semejante catástrofe.  Si lo de Roma fue una debacle, lo de Anfield es un ridículo histórico.

El Barça  no encuentra en Europa la felicidad que tienen en el fútbol español. Fuera del Camp Nou no encuentra el punto a esos partidos donde se exige ese algo más que le falta al club azulgrana en tierras europeas.

La derrota fue clara, rotunda y sin paliativos. El Barcelona se hundió de forma estrepitosa ante un Liverpool que a falta de dos de sus figuras, le puso pasión y actitud, algo de lo que carecieron los azulgranas.

Un ejemplo lo tenemos en el cuarto gol, que fue de chirigota, indigno de un equipo como el Barça que estaba con la empanada a cuestas.  Con 3-0 en el marcador, y la eliminatoria igualada lo menos que se supone a los jugadores es tensión y concentración, pues  de eso carecieron los azulgranas. Arnold, en un saque de esquina vio solo a Origi a quien dio un magnífico pase para que marcase el 4-0, que a la postre eliminó al Barcelona. Mientras tanto que hacían los jugadores de Valverde? miraban a todos los lados, menos a la pelota. Increíble!!

El equipo de Klopp, es justo vencedor. Por cierto , el técnico alemán un entrenador magnífico,  sabe combinar como nadie las dos cosas que de verdad importan en el fútbol : el juego y las emociones. En eso no hay quien le gane al Liverpool, actualmente.

Por lo que se refiere al Barcelona, esta dura derrota va a tener consecuencias a corto plazo. Son ya muchos años cayendo en Europa,y en los dos últimos, de forma humillante.

El Barcelona de Messi, fracasó de nuevo en Europa.