Quijote Digital

  • Diario Digital | viernes, 15 de noviembre de 2019
  • Actualizado 17:44

Rodrygo es oro en paño

Rodrygo es oro en paño

Parecía una quimera,después de los dos primeros tropiezos,que el Real Madrid despegara en la Champions tras la severa derrota frente al Paris Saint Germain y el empate con el Brujas, en el Bernabéu.

Pues bien, el Real Madrid ya está ahí después de realizar un muy buen partido que se saldó con goleada (6-0) al Galatasaray. Ganó con pasmosa facilidad y una superioridad absoluta en todos los conceptos del juego: compromiso,intensidad, entrega y con un fútbol de muchos quilates.

Se dirá que la goleada fue a un equipo menor como el turco (cierto que este  Galatasaray es el menos competitivo en tiempo), pero también es verdad que cuando el Real Madrid saca el rodillo es muy difícil de parar. Y por primera vez en la temporada, lo sacó a relucir  Lo hizo con la frescura del brasileño Rodrygo que se ha coronado en  el Santiago Bernabéu y en el torneo de la Champions, marcando tres goles, dando un pase de gol a Benzema y haciéndolo todo como si fuera un veterano.

 En el Bernabéu hay una nueva estrella, se llama Rodrygo Silva de Goes y tiene tan solo 18 años. El chaval, porque tiene cara de niño, vivió su gran noche en el estadio de Chamartin que ve en él a  ese jugador distinto llamado a marcar una época.  Son pocos los que a esa edad consiguen tanto como Rodrygo, quien en seis partidos  lleva ya marcados cinco tantos. Su fresca aparición nos recuerda la de Butragueño y Raúl, que llenaron de expectativas y esperanza a la afición madridista, y que luego fueron una realidad

 Esa imagen de príncipe triunfador, es la que proyecta Rodrygo, un jugador que tiene gol, mucha soltura  y que se sabe colocar muy bien.

El Madrid se jugaba su clasificación para octavos  ante el Galatasaray turco, el brasileño espantó todos los fantasmas marcando  a los cuatro  y siete minutos, y cuando ya el encuentro agonizaba, en el 92. Tres goles de distinta factura que definen a Rodrygo como un jugador muy completo.

Su primer tanto ante el débil equipo turco fue una lección de lo que debe ser un goleador:pausa en el control,tranquilidad para buscar el hueco y disparo certero que hizo con la pierna izquierda. El segundo fue de cabeza,  en la posición de delantero centro,al aprovechar el espacio que estuvo buscando tras larga jugada. Ambos goles llegaron desde la posición  de Marcelo que hasta que salió por lesión, volvió a recordar viejos laureles.

 El último de su colección, el 6-0 fue una cabalgada hasta el área,se asoció con Benzema y cerró la cuenta con un gol de habilidad, esta vez con su pierna derecha. Y así cerró su gran noche, con una  demostración del repertorio que atesora este pequeño gran jugador que de un plumazo, se ha convertido en la gran esperanza blanca.

Pero ahí no se acabó todo, porque en un ejercicio de presión Rodrygo  le robo la cartera a la defensa turca, profundizó y dio un gol hecho a Benzema, que volvió a ser el  mago del balón y el mejor compañero de fatigas del  brasileño y de  Hazard, que cada vez está jugando mejor. Al belga solo le falta el gol, que ya llegará.

El tanto de Benzema no era un gol cualquiera, era el número 49 en Europa e igualaba a Dí Stéfano , aunque, hay que decirlo, con el doble de partidos. Luego le superaría con 5-0 a pase de Carvajal,llegando hasta los 50. Lo dejamos ahí, porque las comparaciones son odiosas.

 El otro rey del Bernabéu es Valverde, quien a base de esfuerzo y trabajo en silencio le ha quitado el puesto de titular a Modric. Con él, en el centro del campo, Kroos es un cuerpo más  libre que está jugando a las mil maravillas. El alemán se siente más jugador con Valverde al lado. El Bernabéu ya ha dictado sentencia,quiere al uruguayo  de titular.

Los dos primeros goles de Rodrygo dieron tranquilidad al Real Madrid, que empezó a gustarse y a divertirse, cuajando tal vez el mejor partido en lo que llevamos de temporada. Kroos,  sobresaliente,de nuevo fue el compás del Madrid, fue objeto de un pisotón en la misma raya del área que él VAR confirmó como pena máxima,permitiendo a Sergio Ramos marcar,como no,  a lo Panenka.

Con esta amplia victoria el Real Madrid encarrila su clasificación para los octavos de final de la Champions. Tan solo necesita un punto  en los próximos dos partidos: PSG en el Bernabéu, el próximo 26 de noviembre; y en Brujas, el 11 de diciembre.

Ya no es  una quimera, el Madrid está de vuelta en la Champions  con Rodrygo que es oro en paño.