Quijote Digital

  • Diario Digital | miércoles, 06 de julio de 2022
  • Actualizado 16:25

Soñar, no cuesta nada

Soñar, no cuesta nada

En partido aplazado correspondiente a la primera jornada de Liga, el Real Madrid venció por 2-0 al Getafe en el Alfredo Di Stéfano en medio de un diluvio que se desató en el segundo periodo, junto a la mejoría en su fútbol del equipo de Zinedine Zidane.

Los autores de los goles fueron los franceses Benzema y Mendy. Si frente  al Huesca fue Varane el autor de los dos goles, ante el Getafe fueron otros dos galos los que sacaron las castañas del fuego a otro francés, Zidane.

Fue un partido más fácil de lo que se presumía en un principio. Al Getafe que deambuló por Valdebebas  no le reconocí. El equipo azulón peco de conformismo y no fue ese conjunto aguerrido y de diente largo que nos tenía acostumbrados. No tiró ni una  sola vez a puerta. Dejó muy malas sensaciones, ofreciendo una imagen impropia de los equipos de Bordalás.

Zidane, ante tantas bajas, unos por sanción como Kroos;  y otros por lesión, como Carvajal, Lucas Vázquez,Militao, Sergio Ramos, Valverde, Hazard etc.., el técnico francés hizo de la necesidad, virtud. En vez de cambiar de banda a Mendy, lo dejó en su lado natural, la izquierda pero como marcador central con el dibujo de tres centrales  y dos laterales largos o carrileros: Marcelo y Marvin, el canterano, que fue la gran novedad en detrimento de Isco que se quedó en el banquillo. El chaval cumplió, que no es poco

Una pena lo de Isco que aporta poco o nada. Si en una alineación de circunstancias ya  no tiene  sitio, quiere decir  que carece de  la confianza del entrenador. Desde luego está haciendo méritos para ello. Entró en el segundo periodo a jugar el último cuarto de hora y apenas hizo algo positivo. Una pena.

Todo lo contrario que Marcelo,  quien totalmente liberado sin tener que hacer marcajes, se sintió como pez en el agua y nos recordó a ese jugador de seda que abre los espacios como nadie. El brasileño regresó a la titularidad y lo hizo con muy buen tono en el nuevo dibujo táctico que le va como anillo al dedo. Está más fino y en mejor estado de forma. Una lástima que se retirase con molestias musculares. Le sustituyó, otro canterano Chust, que debutó en liga.

El partido durante los primeros 45 minutos fue bastante plano y carente de emoción. El Madrid, ya se sabe, tiene problemas para penetrar y finalizar las jugadas contra equipos atrincherados. Y a eso fue a lo que jugó el Getafe, más preocupado de resguardecerse que de intimidar a su rival. Fue inofensivo a más no poder.

En esa primera parte, el Madrid dominó pero sin generar apenas nada. Solo hubo una acción clara de Modric que rechazó el guardameta David Soria con apuros. Así se fue al descanso.

La segunda parte ya fue otra historia, con la lluvia como testigo. Getafe pareció estirarse pero sin un ápice de peligro a pesar de introducir cambios ofensivos como Aleñá y Kubo.

El Madrid ya fue un poco más incisivo y Benzema puso de nuevo a prueba a Soria que le desbarató una buena ocasión. En la siguiente, ya no falló el delantero francés que de certero cabezazo a un buen centro de Vinicius desde la  banda derecha, marcó el primer gol. Ahí ya el Getafe plegó definitivamente y, más cuando un Marcelo profundo dejó un preciso pase que remató como delantero centro, Mendy. El triunfo quedaba sellado en unos minutos donde el Madrid se rebeló. Tal vez la tormenta de agua les hizo reaccionar.

El  Real Madrid, en la actualidad no es un equipo brillante, es un conjunto que ofrece muchas dudas y que no tiene regularidad. Pero si tiene ganas de reengancharse a la liga, de quemar sus últimas naves y apurar sus opciones. Actitud en estos dos últimos partidos (Huesca y Getafe) no le ha faltado, pero se le exige algo más..

El caso es que, momentáneamente,  se colocan a cinco puntos del Atlético de Madrid pero por aquello de la pandemia, los rojiblancos figuran con dos partidos menos. Los blancos, tras los dos últimos triunfos se sienten reactivados y ven la puerta abierta para pelear por la liga. Soñar, no cuesta nada.

Advertisement