Quijote Digital

  • Diario Digital | miércoles, 30 de septiembre de 2020
  • Actualizado 18:20

Para este viaje no hacía falta estas alforjas

Para este viaje no hacía falta estas alforjas

Donde dije digo,digo Diego.Esto es lo que ha sucedido  con Leo Messi, quien ha dado marcha atrás  en su decisión de dejar el  Barcelona. Se queda en el club azulgrana una temporada más,hasta el 30 se junio del 2021 que es  cuando finaliza su contrato.Cumplido este, se marchará gratis el próximo año.

Con esta decisión inaudita después del gran órdago que echó al  Barça hace tan solo diez días, deja a los pies de los caballos al superviviente Josep María Bartomeu, presidente de la entidad azulgrana, que está en una situación límite.

Tras días y días de absoluto silencio del mal capitán del Barcelona, que se escondió cobardemente tras la desastrosa derrota frente al Bayern Múnich, en una entrevista concedida a Goal.com ha confirmado que se queda en el Barça. Fueron dos semanas largas de absoluta vorágine informativa entorno al argentino,considerado el número uno del mundo, que pidió salir del Barcelona tras hablar con Guardiola para jugar en el Manchester City, club que tras el cariz  de los acontecimientos desistió de su idea inicial y aconsejó al propio Messi no ir más allá, y quedar  a la espera de la próxima temporada.

No sé si los seguidores azulgranas estarán felices  con el cambio de idea de Messi. Imagino que una gran mayoría no lo estarán porque por las declaraciones que ha realizado el jugador deja en muy mal lugar a todo el estamento directivo y estructural del F.C.Barcelona:”La gestión llevada a cabo la directiva y Bartomeu desde el 2015 ha sido poco menos que un desastre”, ha dicho sin dudar ni un solo instante en esa entrevista a Goal.com para añadir después: “Le dije al club, sobre todo al presidente, que me quería ir. Se lo llevo diciendo todo el año. Creía que era el momento de dar un paso al costado. Creía que el club necesitaba más gente joven, gente nueva y pensaba que se había terminado mi etapa en el Barcelona . Fue un año muy complicado, sufrí mucho dentro de los entrenamientos, en los partidos y en el vestuario. Se me hizo muy difícil todo y llegó el momento que me planteé nuevos  objetivos”. Blanco y en botella, se queda pero no es feliz. Ya había avisado que se quería ir, pero no puede hacerlo con un juicio de por medio.

 Esto viene a demostrar, hablando claro y en plata,  que se queda por esa cláusula de 700 millones que tiene en el último contrato que firmó y que expira en el 2021.

El jugador estaba seguro de que quedaba libre ya que a su  entender por una cláusula  de su contrato  podía marcharse gratis este verano y así lo comunicó al club por burofax, pero el Barcelona entendía que debía haber ejecutado esa opción antes del 10 de junio, como aseguran que figura en el contrato firmado en el 2017, y que por lo tanto para salir tenía que abonar los 700 millones  de esa cláusula . El futbolista  sostenía que podía acogerse a esa libertad a partir de 23 de agosto, cuando concluyó la temporada con la fase final de la Champions. Temporada que acabó tan tarde por el maldito virus del COVÍD19.

Esta guerra, un lío judicial al que no quería verse involucrado ningún club comprador, es lo que ha determinado que Messi haya dado marcha atrás. Además, sus abogados, los de Cuatrocasas, los mismos que tenía el club azulgrana como asesores y que ha echado, le aconsejaron que en caso de llegar a juicio, el jugador tenía todas las de perder.

Que Messi no engañe a nadie, y diga ahora “que cómo va a ir a juicio contra el club de su vida”, cuando  como un miserable envió un frío burófax al club anunciando su marcha. Esa no son maneras de comportarse con el que dice es el club de su vida. ¡Cuánta hipocresía, Dios Mío!

Messi, que tiene 33 años y que llegó con 13 años al club blaugrana, lleva unos años desencantado y así sigue, con el proyecto y con el actual Barcelona, pero por  las circunstancias que hemos enumerado va a aguantar un año para irse gratis a final de la presente temporada.

La afición, en su gran mayoría, está de uñas con el comportamiento del que hasta ahora era  la estrella de su equipo. Messi, que ha hecho un ridículo sideral,  en la situación actual y a pesar de quedarse, pienso  que prolonga y aumenta el problema un poco más.  Ha dejado al club tocado en todos los sentidos. El barcelonismo, ha pasado del estado de shock al de la incertidumbre.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad