Quijote Digital

  • Diario Digital | martes, 04 de octubre de 2022
  • Actualizado 15:21

Victoria marcada por la lesión de Benzema

Victoria marcada por la lesión de Benzema

En el Celtic Park, el Real Madrid comenzó su defensa del título de Champions con una contundente y clara victoria sobre el Celtic de Glasgow por ( 0-3),dejando esa impronta tan suya, de campeón de Europa.

Vinicius,Modric y Hazard, fueron los goleadores. Digo bien, Hazard que fue el sustituto, en el minuto 29,por la  lesión de  Karim Benzema que se retiró por unas molestias en su rodilla derecha. Las alarmas, en un principio, se habían encendido en el Real Madrid  por esa lesión del francés. Y es que Karim, es más que un jugador, es el epicentro de todo el equipo. Pero, según las primeras exploraciones parece ser que simplemente son eso, unas molestias. Habrá que esperar su evolución.

Y si, el Real goleó y además jugó de maravilla sin su gran estrella, sobre todo en la segunda parte donde bordó el fútbol, con  el guante de  Kroos, como maestro de ceremonias. Dio todo un recital en el pase y en la visión del juego. El alemán lleva un compás en la cabeza, reparte en largo y en corto con una naturalidad pasmosa. Fue reconocido como el mejor jugador del partido, y lo fue.

El conjunto de Ancelotti comenzó su defensa del título como mejor sabe, sufriendo y después disfrutando. Invitó a soñar a su rival, comenzó  atosigado ante un Celtic agresivo y muy rápido en las transiciones, y terminó matándole sin que su rival apenas se diera cuenta. Digamos, que el Madrid fue madurando el partido poco a poco con la tranquilidad que exhibía Kroos, junto a Modric y la solvencia de Tchouaméni.

Los escoceses jaleados por su magnífica afición,agobió al Madrid desde el pitido inicial. Era intenso en la presión y muy vertical en el contragolpe. No les dejó respirar a los de Ancelotti, que comenzaron muy torpes en la salida del balón y apenas llegaban a las inmediaciones del guardameta Hart. Solo Vinicius, daba señales de vida,  a la postre fue quien abrió la puerta del triunfo.

 El Celtic, gracias a su dominio tuvo el gol ya en la primera jugada del partido y poco tiempo después, en el minuto 20, un jugador de la casa, McGregor, envió un disparo al palo que se sintió en todo Glasgow. A partir de esa momento se fue apagando el ímpetu y la fogosidad de los escoceses gracias al manejo de la situación de un soberbio Kroos, que se fue apoderando del tempo del partido. Con sus toques y sus estudiados cambios de juego, fue domesticando al fiero Celtic.

En el minuto casi 30 del primer periodo, llegó el susto de la lesión de Benzema y la entrada de Edén Hazard, que se situó como falso 9. No se estrenó con acierto el belga que falló una clara ocasión tras jugada trenzada entre Carvajal y Modric. Poco después quedó perdonado con un excelente pase a Vinicius, que solo ante el guardameta perdió el duelo.

  Lo mejor de Hazard, llegó en el segundo periodo que coincidió con la gran puesta de largo de todo el Madrid que ya fue ese equipo reconocible, en Europa. En la reanudación, no apareció Militao, también con molestias. Rüdiger fue su sustituto.

El partido fue ya del Real Madrid, con Vinicius que volvió a ser el faro de su equipo y que se aprovechó de los espacios que dejaba Hazard como falso delantero centro. El brasileño encontró el gol en una jugada similar a la final de París ante el Liverpool. Fede Valverde, que le da mucha amplitud a la banda derecha, puso un gran pase a la llegada de Vinicius que definió a la perfección.

  El Celtic, otro equipo que se fue a la lona sin saber por qué, aún estaba rumiando su triste destino cuando llegó el 0-2. Gran maniobra de Hazard, que nos recordó al del Chelsea, pase a Modric al llegar a la frontal del área. El croata,como si fuese un mago, recortó al defensor y anotó con el exterior(empeine) al palo derecho. Ese golpeo de Modric debería tener derechos de autor.

  El conjunto escocés sin saber cómo, en un santiamén, se encontró  con dos goles abajo sin apenas enterarse. Ahí reside la grandeza del Real Madrid , que en el día de la lesión de Benzema resulta que resurge Hazard, que culminó una gran jugada coral, que comenzó con una diagonal magnifica de Kroos a Carvajal. El lateral cedió  al belga que marcó el definitivo 0-3. Un tanto que seguro le ha  sabido a gloria y que debe ser rehabilitador para lo que viene. A la espera de la evolución de la lesión de Benzema, el renacer de Hazard es más necesario que nunca.

Tres goles en el infierno de Celtic Park. Así debutó el actual campeón de Europa.