Quijote Digital

  • Diario Digital | lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 04:47

Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha valora que el Senado haya aprobado las modificaciones de la ley de la Cadena Alimentaria

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha aprecia y valora que el Senado haya aprobado y dado su visto bueno a las modificaciones de la ley de la Cadena Alimentaria que ahora está a expensas de aprobarse en el Congreso de los Diputados. Esta norma, según UPA, puede suponer un revulsivo, una defensa de los precios justos, de los contratos a agricultores y ganaderos, así como de persecución a los infractores que pretendan beneficiarse del trabajo de las explotaciones familiares. Una vez aprobada, la organización agraria será muy exigente con su cumplimiento.

FOTO RECURSO
Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha valora que el Senado haya aprobado las modificaciones de la ley de la Cadena Alimentaria

Con la aprobación por parte del Senado de la ley de la Cadena Alimentaria, se da un paso adelante a la hora de defender al eslabón más débil de la cadena: los agricultores y ganaderos de las explotaciones familiares. Son los precios justos, por los que lleva UPA peleando durante años, pero, asimismo, los contratos fijados donde deben figurar deberán figurar firmados por ambas partes y formalizarse antes del inicio de las prestaciones, la aplicación de la ley haciéndolo extensivo a las Pymes, las relaciones entre mayoristas y las relaciones entre un proveedor y un comprador cuando ambos estén en España o cuando uno se encuentre en España.

Parte de las demandas de UPA se ven reflejadas en la ley, como la ampliación de comportamientos abusivos, así como sus sanciones. Por otro lado, la norma obliga a publicar los costes de producción de los agricultores y ganaderos, “en los últimos años, el precio se ha fijado de arriba hacia abajo, por lo que a los agricultores y ganaderos siguen siendo el eslabón débil Algo que con la nueva norma cambiará”. Es decir, se obligará a que en las operaciones de compraventa se tengan en cuenta los costes de cada eslabón, así como los costes derivados de la mano de obra.

UPA demanda un consenso contra cuestiones como el fin de la venta a pérdidas, para no destruir el valor de un producto a lo largo de la cadena, así como la venta a resultas, una situación que sufren muchos agricultores de fruta, unido a la prohibición de las promociones engañosas y los productos reclamo. Asimismo, es importante la creación de un registro público de contratos donde queden reflejadas estas transacciones.

En definitiva, a pesar de su lentitud administrativa, desde UPA se considera que es un momento muy importante para los agricultores y ganaderos de explotaciones familiares, quienes ahora tendrán, tras su paso por el Congreso, con una herramienta legal para protegerse de los posibles abusos, así como a una entidad que vigile por su cumplimiento, como es la Agencia de Información y Control Alimentarios, AICA. En este sentido, desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos son claros: una vez aprobada la ley, UPA será muy exigente con el cumplimiento de la ley de la Cadena Alimentaria.