El Hospital General La Mancha Centro incorpora nuevas alternativas para mejorar la experiencia de las mujeres en el proceso del parto

Las gestantes que lo soliciten disponen ya de estos dos nuevos recursos que ayudan al parto vertical, una postura más cómoda para la mujer y más natural fisiológicamente, ya que favorece el nacimiento del niño por la gravedad.

El Hospital General La Mancha Centro de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, acaba de incorporar nuevas alternativas para mejorar la experiencia de las mujeres en el proceso del parto.

Así, desde este mes de mayo, las gestantes que lo soliciten cuentan con dos nuevos recursos: silla de partos y lazada de tela a modo de liana, que ayudan al parto vertical, una postura más cómoda para la mujer y más natural fisiológicamente, ya que favorece el nacimiento del niño por la gravedad.

Todo ello siempre con la participación activa de la pareja y bajo la supervisión de un equipo multidisciplinar que incluye especialistas en ginecología y obstetricia, así como por el equipo de matronas y anestesistas, garantizando al máximo la seguridad materno-fetal.

Tal y como explica Jonathan Pernia, supervisor de la unidad de Ginecología y Obstetricia del Mancha Centro, “uno de los principios básicos en la especialidad es la gestante como centro de la asistencia”.

Las mujeres durante el trabajo de parto han de ser tratadas con el máximo respeto, en un ambiente psicoafectivo óptimo y ofreciéndoles información sobre su proceso. Esto implica, añade, que participe activamente en el control de su parto y que tenga la posibilidad de decidir sobre algunos aspectos, basándose en sus propias necesidades y expectativas derivadas de sus concepciones éticas, culturales, sociales y familiares, siempre y cuando su proceso lo permita.

Durante la última década se ha ido observando un aumento de la demanda por parte de las embarazadas de llevar a cabo un parto de baja intervención, con especial predilección en poder hacer uso de los beneficios de las posiciones verticales durante las distintas etapas del parto.

Se denomina parto vertical por la forma cómo se coloca la gestante para que nazca su bebé, pudiendo ser de pie, sentada o en cuclillas. Esa posición permite a la criatura orientarse al canal del parto facilitándose así su nacimiento.

El parto vertical ha sido utilizado por multitud de culturas, aunque se ha ido imponiendo la postura horizontal con los años. Hoy en día, y tras muchos trabajos de investigación avalando sus beneficios, se intenta recuperar esta técnica en la asistencia al parto.

El gerente del Área Integrada de Alcázar de San Juan, Lucas Salcedo, ha resaltado que desde la dirección, y en colaboración constante con los profesionales, “no cesamos en el empeño de ofrecer el mejor servicio y con las últimas técnicas, aparatología y herramientas”.

Hasta ahora el Servicio de Obstetricia del Hospital La Mancha Centro ponía al alcance de la mujer diferentes recursos para afrontar el trabajo de parto, permitiendo la verticalidad y la libertad de movimiento durante el proceso a través de cama obstétrica, pelota de Bobath, pelota ovalada o cacahuete y disco de propiocepción, entre otros.

Advertisement Advertisement Advertisement Advertisement