La inversión del Gobierno regional en el impulso a la competitividad empresarial en la región ha crecido un 150 por ciento desde el año 2015

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha avanzado que este año volverán a convocarse las ayudas a la inversión empresarial, con una cuantía de 40 millones de euros.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aumentado en un 150 por ciento el presupuesto destinado al impulso a la competitividad empresarial desde el año 2015, un crecimiento que se ha visto reflejado también en convocatorias como Adelante Inversión, Adelante Comercialización o Adelante Digitalización, que forman parte de este programa presupuestario.

Así lo ha destacado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, en las Cortes regionales, donde ha remarcado que la convocatoria de apoyo a la inversión arrancó en el año 2016 con 20 millones de euros y ha crecido hasta los 40 millones de euros anuales, cuantía con la que se convocará de nuevo en este año.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo ha intervenido en el marco de un debate general en torno a la partida 724A del Presupuesto regional, correspondiente a la Competitividad Empresarial, que, ha destacado durante su intervención, cuenta este año con un presupuesto de 43,91 millones de euros, y que da cobertura a los grandes compromisos adquiridos con el tejido económico y la sociedad de Castilla-La Mancha.

Esa partida, ha detallado, da cobertura a programas tan importantes como Adelante Inversión, Adelante Comercialización o Adelante Digitalización, tres de las convocatorias del Plan Adelante dirigidas a apoyar los proyectos empresariales de la región en este ámbito.

Así, Patricia Franco ha recordado que, en el periodo 2011-2015, la convocatoria de ayudas a la inversión empresarial en la región se producía sin una periodicidad fija, y que en esos años se convocaron, en su conjunto, 21,9 millones de euros.

“Cuando llegamos al Gobierno, dotamos de una periodicidad fija anual esta convocatoria, y en su primera edición ya prácticamente igualó, con 20 millones de euros, todo lo invertido en la etapa anterior”, ha indicado la consejera, que ha señalado que esta convocatoria “ha crecido, primero, hasta los 25 millones de euros, y actualmente se convoca con 40 millones de euros, importe con la que saldrá la convocatoria de este año”.

En este sentido, el compromiso en el apoyo al tejido empresarial de la región se refleja también en convocatorias como Adelante Digitalización, para la que, en el periodo 2011-2015, se destinaron 800.000 euros, y que sólo en la convocatoria del año pasado ya triplicó ese importe, con una convocatoria de 2,5 millones de euros.

“Desde nuestra llegada al Gobierno, la partida dirigida al impulso a la competitividad empresarial de la región en el presupuesto regional ha crecido un 150 por ciento”, ha indicado Patricia Franco, que ha señalado que ese compromiso con el tejido económico de la región tendrá reflejo también en el nuevo Plan Adelante, que el presidente regional avanzó ayer que se pondrá de largo en el mes de marzo, “con una inversión de cerca de 400 millones de euros, superando con creces la inversión de la anterior edición, presupuestada en 282 millones de euros y que ha dado cobertura a 30.000 empresas en la región”.

Castilla-La Mancha, un territorio de primera

Durante el debate, la consejera ha defendido que ese esfuerzo del Gobierno regional no ha hecho sino acompañar el trabajo que ha realizado en su conjunto el tejido económico de la región, y ha señalado como ejemplos de esa labor los buenos datos en materia de internacionalización, de empleo o de impulso a la innovación, “donde el gasto de las empresas de la región ha crecido a más del doble de la velocidad en que lo ha hecho en el conjunto del país desde 2015”, detallando que ese gasto ha crecido un 120 por ciento por parte de las empresas de la región, mientras que en el conjunto del Estado lo ha hecho en un 54 por ciento.

“Lideramos la confianza empresarial de todo el país, y el año pasado se crearon en la región más de 3.000 nuevas empresas, siendo además Castilla-La Mancha la segunda comunidad autónoma en la que más se redujo la disolución de sociedades mercantiles”, ha valorado la consejera, que ha citado también grandes proyectos empresariales con los que el Gobierno trabaja mano a mano para su implantación en la región.

Entre ellos, ha especificado Patricia Franco, “proyectos diferenciales en materia de industria, de sostenibilidad y de nuevas tecnologías”, además de que Castilla-La Mancha ha sido la segunda comunidad autónoma con mayor saldo positivo en la atracción de empresas a través del cambio de domicilio social el pasado año.

“Somos una región de primera. Tenemos retos que abordar, pero contamos con el compromiso firme del Gobierno regional y de la sociedad en su conjunto para estar a la altura de lo que exige la ciudadanía”, ha finalizado.

Advertisement Advertisement Advertisement Advertisement